Energía limpia y renovable, para cubrir la creciente demanda de energía eléctrica en el país.

Proyecto Hidroeléctrico Soldados Yanuncay.

Ecuador tiene un plan maestro de electrificación que está concebido hasta el año 2027, por lo que está contemplado la construcción de nuevas centrales hidroeléctricas para atender la creciente demanda de energía.

Y es que hoy en día se evidencia cada vez más la necesidad de tener suficiente electricidad por ejemplo para garantizar labores como el teletrabajo, la telemedicina y las conexiones virtuales que son cada vez más necesarias.

Estimaciones oficiales dan cuenta de que en el país el consumo de energía eléctrica en el año 2019 tuvo un incremento del 4,5% respecto a lo que se consumió durante el año 2018.

Asimismo, en la actualidad por la pandemia de la Covid-19 donde se ha incrementado el trabajo online y la teleeducación, a más de la producción especialmente en áreas no convencionales, por lo que se considera que habrá un crecimiento más elevado al estimado de los años anteriores.

Esto sugiere contar con más centrales de generación que permitan abastecer las necesidades de la ciudadanía, pues a pesar de los esfuerzos institucionales aún no se logra tener una cobertura del 100%, con energía eléctrica.

Así, entonces se vuelve una prioridad para el país la implementación de nuevas centrales hidroeléctricas, eólicas y otras renovables que hasta ahora le han traído al país importantes beneficios y le han permitido caminar hacia una matriz de energía limpia.

Antonio Borrero, Gerente de la Empresa Electro Generadora del Austro (ELECAUSTRO), explicó que cuando se compara la potencia instalada en Megavatios con la que cuenta el país y su consumo máximo, se está refiriendo al consumo de potencia instantánea, pero no se relaciona el consumo de energía con la capacidad de producción energética de las centrales existentes. Por ejemplo, una hidroeléctrica no operar todo el año al 100% de su capacidad, pues depende del recurso agua, ya que en época de sequía no se puede operar las centrales a su total capacidad, teniendo como operación energética promedio en el año entre el 50 y 60%.  Esto a más de factores de seguridad, llevan a que para la proyección anual de energía se puede contar en firme con un valor de aproximadamente el 50% de la potencia, por lo que es necesario tener en cuenta estos conceptos cuando se hacen las proyecciones y es así que se tiene que planificar la construcción de más proyectos de generación para abastecer la demanda futura. 

De allí que es necesario que nuevas hidroeléctricas entren a formar parte del sistema nacional interconectado dentro de los plazos establecidos, es decir si no se cumple con el plan de expansión, no más allá del año 2024, se tendrán dificultades para asegurar el abastecimiento de la demanda nacional.

“Las centrales de energía renovables como fotovoltaicas y eólicas funcionan normalmente durante el día y cuando hay viento, y otras que tienen dependencia de los ciclos hídricos su producción depende de la disponibilidad del recurso agua …”, dijo.

En el caso de las centrales hidroeléctricas en las épocas de estiaje tienen que ceder su operación a las centrales termoeléctricas, que necesariamente se deben tener en el país como respaldo.

Acotó: “el país tiene también que cambiar sus fuentes de energía, cambiar la forma de utilización de energía no renovable, como el diésel, y migrar hacia el aprovechamiento de energía renovable a través de las hidroeléctricas, eólicas, fotovoltaicas, entre otras que tienen una matriz de generación limpia”.

En este marco el Proyecto Hidroeléctrico Soldados Yanuncay (PHSY), que se construirá entre las parroquias Baños y San Joaquín, en Cuenca, dará un aporte fundamental a la producción eléctrica limpia y renovable del país.

Precisamente la generación de este tipo de energías es un desafío que tiene todo el mundo para reducir los niveles de contaminación y sus graves efectos en el medio ambiente y la salud de los habitantes.

Para Ecuador y especialmente para Cuenca es fundamental la energía que producirá esta nueva obra, debido a que la electricidad es trascendental para el desarrollo económico, productivo y social de todo el territorio.

El PHSY se alinea con el cambio de la matriz energética del país cuyo fin es desplazar a las centrales térmicas y evitar así el consumo de diésel y fuel oil (bunker), combustibles que son contaminantes.

Con esta nueva hidroeléctrica se prevé una reducción aproximada de 54.000 toneladas (ton) de dióxido de carbono (CO2), que es uno de los principales gases que produce el calentamiento global. 

Esta obra se caracteriza por una generación limpia, pues no utiliza combustibles fósiles que son los causantes del efecto invernadero que nos han llevado al creciente cambio climático.

Esta hidroeléctrica aprovecha condiciones geográficas naturales para que la fuerza del agua mueva turbinas y de esta forma se produzca la energía eléctrica. Por eso no representa contaminación alguna.

Antonio Borrero, indicó que el PHSY, que estará al sur de la ciudad, tendrá una represa de almacenamiento para 21.000.000 de metros cúbicos (m³) de agua.

Explicó que tendrá dos centrales, la una llamada Soldados de 7 megavatios (MW); y, la otra denominada Yanuncay de 15 MW. El total anual de producción de energía será 118 millones de MW.hora. De acuerdo al consumo promedio residencial, se puede decir que el PHSY dotará de electricidad a 65.000 hogares aproximadamente.

Borrero manifestó que la energía producida por el PHSY será distribuida a la población por medio de la subestación Turi, que está ubicada en el sur de la ciudad de Cuenca.

“Además de la generación eléctrica, el PHSY generada múltiples beneficios para la población, entre ellos: garantizará agua potable para los próximos años, agua para riego, regulará el caudal de la cuenca del Yanuncay y permitirá la ejecución de varios programas de Desarrollo Territorial para la zona de influencia” indicó Borrero.

DETALLES

Para el año 2021 Ecuador tiene energía suficiente, no obstante, los planes de expansión y construcción de nuevas centrales deben cumplirse, para abastecer una tendencia de crecimiento inclusive moderada de la demanda, caso contrario para el año 2024 se tendrán dificultades de seguridad energética.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *